Ideas para trabajar de forma remota y no sufrir tanto en el intento


Después de haber hecho "Home Office" desde donde sea que haya estado establecida o de paso en cualquier lugar del mundo, a lo largo de 10 años, puedo decir con certeza que necesitas más que ganas para trabajar de forma remota sin que esto se convierta en un lumbago, o peor.


Los esenciales (para mi):

_ Establecer un área de trabajo. Ésta puede estar -incluso- dentro de tu habitación si tienes limitaciones de espacio o te parece un lugar cálido. Pero debes establecer unos metros cuadrados donde vas a depositar tu esfuerzo y genialidad.

El área de trabajo debe contar con:
+ Una mesa, escritorio o similar, dispuesta a la altura adecuada. No querrás dañar tu túnel carpiano.
+ Una silla cómoda en la que tu espalda tenga el soporte que se merece. Recuerda bien esto: No podrás cargar el mundo en tus hombros si tu espalda está partida y adolorida. Me encantan las sillas de diseño, pero a menos que tengas un cojín de soporte lumbar, resérvala para tus momentos de ocio. Esto también se contempla entre los conceptos de ergonomía.
+ Iluminación natural y/o artificial. Si puedes elegir dónde será tu área de trabajo, acércate a una ventana. La luz natural será tu aliada. Para las noches o espacios irremediablemente cerrados, si no estás cerca a la fuente de iluminación, ayúdate con una lámpara; en ambos casos con luz blanca.
+ Orden y limpieza. Vital para evitar distracciones.
+ Cualquier elemento que sea absolutamente necesario para llevar a cabo tu trabajo: Computador. Máquina de escribir. Cuaderno de escritura. Bloc de dibujo o nota. Lienzo. Agenda. Lápices. Bolígrafos. Pinturas. Pinceles, etc.


_ Fijar horarios. Si tienes la suficiente libertad para elegir cuándo trabajar, ponerte una hora para empezar, hacer pausas, alimentarte, continuar y parar, es fundamental para tu bien y el de tu obra. Si el caso es que tienes que regirte por el horario de la empresa o cliente para quien trabajas, procura establecer y respetar los límites de ese horario.

Si existen situaciones extraordinarias, como la semana final para la entrega de un proyecto, será de gran ayuda llegar a acuerdos con los miembros del equipo con el que laboras sobre los esfuerzos adicionales que realizarán. De igual forma, debes hacer espacio para comer en tus horas, ir al baño, y al menos cada 2 horas (los expertos dicen que cada menos, consulta un experto) deberías pararte unos minutos de tu silla. ¡Háblalo! La esclavitud hace rato pasó de moda.


_ Levántate, aséate, vístete y anda. Suena a mandato y, en efecto, es. Pero te ayudará a pasar del estado de descanso al de actividad. Será el clic para empezar.


_ Planifica las actividades que harás. ¡Haz una lista sensata y humanamente posible! Establecer objetivos realistas te mantendrá enfocado en las tareas que te permitan alcanzarlos. Y una vez que esto suceda tu sentido de logro se activará, haciéndote sentir satisfecho por conseguir lo planteado, y en consecuencia, motivado.

Crea esta lista a primera hora de la mañana o al final del día anterior.


_ Decide las actividades que NO harás. Dentro de los horarios que has fijado para tu trabajo olvídate de: Lavar la ropa sucia, poner todos los platos limpios en su lugar, buscar el tutorial de bordado para tu mamá, revisar las recetas en Pinterest, ver las estadísticas de hallazgos de agujeros negros, cambiar los muebles de lugar, y todo lo que no tenga que ver con tu trabajo. La procrastinación está siempre ahí, tentando-acechando, y tienes que aprender a lidiar con ella.

Si tu trabajo no es ser Community o Social Media Manager, evita las redes sociales y chats/mensajería. No es una prohibición; si tanto las disfrutas, úsalas en tu pausa activa. De ser necesario silencia las notificaciones y evita interrupciones.


_ Comunícate. Pide espacio y tiempo. Si trabajas en un área común transitada por otros, es probable que éstos te interrumpan, con o sin intención. Por eso es importante establecer acuerdos. Evitar ruidos, moderar el tono de voz, el volumen de la música, los llamados para atender asuntos no urgentes que no requieran de tu presencia, serán algunos de los temas que deben plantearse para conseguir un ambiente armonioso dentro del horario que hayas establecido para trabajar.


_ Honestidad (contigo y con otros) y Negociación. Revisa qué tienes que hacer, los tiempos y el presupuesto. No ofrezcas nada que puedas cumplir. Es probable que quien demande un trabajo no tenga total conocimiento o información actualizada de lo que se requiere para llevarlo a cabo. -Aquí volvemos a la lista de lo humanamente posible: el proyecto de 32 horas no se realiza en 8, o al menos, nada de calidad que valga la pena-. Por ello deberás ilustrar a la otra parte acerca de las necesidades reales para lograr lo que se espera, y negociar términos y condiciones.


_ Disciplina. Esta palabra tan pronunciada y muchas veces difícil de emplear, nos dará el empujón cuando la motivación esté baja, y nos entrenará el compromiso y la responsabilidad hasta hacerlos un hábito.


Adicional a esto te comparto algunos tips que me ayudan a mejorar mi productividad/creatividad:

1. Aclárate.¿Cómo? Meditar es una gran herramienta. Si aún no lo has hecho, hay infinidad de contenido gratuito en internet con meditaciones guiadas.Si no te resuena la idea, cierra los ojos un momento (tus ojos agradecerán estos minutos de higiene visual) y no trates de poner en orden tus ideas, solo descansa un poco de ellas y también déjalas descansar de ti. Puedes aprovechar de respirar profundo inhalando y exhalando más de 3 veces de forma continua.

2.Ilumínate. Pensarás que como arriba mencioné meditar, éste es el punto en que te mando al Tibet. No. Toma el sol unos minutos al día. Recibir esos rayitos de luz hacen gran diferencia en el estado de ánimo y tu cuerpo.

3. Enfócate a corto plazo. Si -como a mi- te cuesta hacer tareas de manera continua sin perder el foco cuando pasa una abeja volando frente a la ventana, entrena la disciplina de hacer pequeñas sesiones de trabajo en un tiempo determinado. En esos minutos darás tu mayor esfuerzo en hacer esa tarea, completarla y hasta quizás empezar otra si la inspiración está a millón.
Para que alcances tu meta y te motives mientras se crea el hábito de “ganarle al reloj” recomiendo empezar con un número bajo (Esta es mi técnica para triunfar a lo grande y seguro, no tienes por qué seguirla) e ir aumentando gradualmente. Por costumbre uso tomato.es, pero existen muchas más aplicaciones en las que incluso puedes sembrar árboles mientras facturas.

4. Estírate más de una vez. Empieza al despertar y vuelve a hacerlo aunque sea de camino al baño. Esto cuenta como pausa activa.

5. Haz algo que te haga feliz. Tú debes saber qué es. Ese algo, que puede estar relacionado a tu trabajo o no, te ayudará a conectar con tu entusiasmo y éste es el motor que enciende la chispa de todo. Así que, llama a tu mamá, juega con tu perro, cómete un postre, lee, mira esa serie, camina, canta, baila, salta, etc.

6. Ponle un propósito a lo que hagas en el día. Así, si llegas a decaer (por una o múltiples razones), recordar el para qué haces lo que haces te hará volver al camino.

7. Hidrátate. Aliméntate bien. Y procura dormir lo mejor posible.


Mucha suerte y ¡Ánimo! Trabajar desde casa puede ser de mucho provecho. :)
Share This Post :
Tags : , , , , ,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

About Me

Instagram

Sidebar Posts

Popular Posts

Facebook